Fibromialgia

La fatiga como cuadro clínico se está volviendo cada más común. Si no hay una causa clara para esta fatiga y las actividades diarias disminuyen, puede haber un síndrome de fatiga crónica. Un cuadro clínico relacionado con esto es la fibromialgia o el reumatismo de los tejidos blandos. Literalmente, la fibromialgia significa "dolor en el tejido conjuntivo y en los músculos".

El 1 a 2% de la población sufre de fibromialgia. Principalmente mujeres y generalmente se revela entre los 25 y los 40 años de edad.

Imágenes por resonancia magnética han demostrado una relación entre la fibromialgia y la intensificación de la actividad en aquellas áreas del cerebro que son responsables de la experiencia del dolor. Con los mismos estímulos de dolor, esta sensación es más pronunciada en pacientes con fibromialgia que en personas sanas.


Síntomas de fibromialgia

  • Dolor difuso en la zona de las articulaciones, especialmente en los puntos de unión de los músculos a los tendones;
  • Rigidez, especialmente por la mañana y después de largos períodos de estar en pie, sentado o acostado en la misma posición;
  • Fatiga;
  • Las molestias aumentan en caso de sobrecarga, humedad, frío y nerviosismo;
  • Insomnio;
  • Puntos sensibles: sitios anatómicos definidos con precisión, que son sensibles al dolor por presión en pacientes con fibromialgia. Al presionar con el dedo en estos lugares con una fuerza razonable, se produce una sensación de dolor y una reacción dolorosa en el paciente. Muchos de estos puntos corresponden con las zonas de unión del tendón al músculo. En individuos sanos, estos puntos también son sensibles, pero no se experimentan como un punto de dolor.

Puntos sensibles

Lo más típico de la fibromialgia son los puntos de dolor (puntos sensibles).
Estos son puntos específicos de dolor en el cuello, los hombros, la región lumbar y las caderas. La fibromialgia se diagnostica cuando se experimenta dolor en al menos once de los dieciocho puntos sensibles. Los puntos de dolor siempre se deben comparar con los puntos de control fijos. Los puntos sensibles aparecen en los dos lados del cuerpo y, en el caso de la fibromialgia, también duelen en ambos lados.

¿Ayuda la acupuntura con la fibromialgia?

Según la OMS, está demostrado científicamente e irrefutablemente que la acupuntura brinda un resultado comparable o incluso mejor que la mayoría de los analgésicos. Por ejemplo, la acupuntura alivia el dolor crónico en el 55 a 85% de los pacientes. Un analgésico fuerte como la morfina ayuda en un promedio del 70% de los pacientes.

En pacientes con fibromialgia puede haber una cierta escasez de energía y una reducida función de algún órgano, lo que provoca un estancamiento de la energía y que los sistemas musculares estén peor alimentados. Esto influye en los puntos sensibles. Al pinchar las partes dolorosas del cuerpo con una aguja de acupuntura, el tejido se relaja con mayor facilidad y, a menudo, desaparece el dolor unas horas después del tratamiento. El tratamiento también se enfoca a mejorar la circulación sanguínea del tejido subyacente, aumentando así la capacidad de curación. Esto también proporciona un efecto relajante y anestésico. Además del tratamiento local en los puntos de dolor, parte del tratamiento tiene como objetivo eliminar el estancamiento en el flujo de energía y de ese modo aumentar el nivel de energía en general. Cuanto más en forma está el paciente, menos molestias tendrá.

La ventaja de la acupuntura sobre el tratamiento del dolor con medicamentos es que es un método de tratamiento seguro, sin efectos nocivos o efectos secundarios. Además, no hay riesgo de habituación o adicción. Muchos pacientes también experimentan una mejora en el bienestar general. Por lo tanto, la acupuntura es ideal para tratar las afecciones crónicas, también con fibromialgia. Las molestias diarias pueden aliviarse significativamente mediante la puntura de puntos de acupuntura reductores del dolor, antiinflamatorios, vasodilatadores y reductores de la tensión muscular.

El efecto terapéutico del tratamiento de la fibromialgia con acupuntura ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud.